A veces pasan cosas maravillosas. Los astros alinean las casualidades y se producen fenómenos muy bonitos. Después de un final de curso ajetreado la tarjeta de fotos de la cámara se perdió en algún lugar de Tomelloso. Una buena persona, un niño de 10 años, nos la ha traído de nuevo de donde nunca debería haber salido. Muchas gracias por llenar el mundo de buenas personas. A todos, perdón por la tardanza en las fotos, Pero nunca es tarde, si la dicha es buena.

GRADU4º104

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.